Logotipo San Cebrín

Día Internacional de las Mujeres Rurales


Foto mujeres rurales tractor san cebrín san asensio La Rioja vino Con la vendimia dando los últimos coletazos, hoy os venimos a hablar sobre el trabajo. Hoy, martes 15 de octubre se conmemora el Día Internacional de las Mujeres Rurales. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) propone todos los años diferentes días conmemorativos para centrar su foco en una temática concreta. Y en este caso el protagonismo se lo llevan las mujeres que trabajan y viven en el ámbito rural, para que sus esfuerzos sean visibles y se reflexione sobre la importancia de su figura. Por ello, nosotros hemos querido sumarnos a este día y hablar con diferentes socias; para conocer cómo es el trabajo de una mujer en San Asensio, en Homilleja o en Briones; para ver cómo ha cambiado el papel de la mujer en sus municipios y qué esperan ellas del futuro más reciente. Hace unos días, decidimos ponernos en contacto con algunas de nuestras socias para proponerles una reunión. Pero esta vez no se iba a hablar sobre nuestra bodega, no se trataba de una reunión de trabajo, ¿o sí? Fueron cuatro de ellas las elegidas: Mª Julia Aliende, Mª Carmen Tornes, Ángeles Requeta y Ederne Alonso. Las esperamos en nuestra sala de juntas con un café. Todas llegaron un poco expectantes tras nuestra llamada telefónica. Pero rápidamente los aromas de la vendimia y lo acogedor del momento hicieron que el tiempo se pasara rápido. Un diálogo a cuatro voces, a cuatro recuerdos, a cuatro experiencias, a cuatro expectativas; sobre ellas mismas, sus amigas, sus madres y sus hijas. Aquí os queremos dejar todas esas reflexiones, esas risas y esos recuerdos para que podamos conocer más sobre la mujer rural y valoremos la importancia de su trabajo en este ámbito.
mujeres rurales Bodega San Cebrín San Asensio vino La Rioja
Como no podía ser de otra forma y encontrándonos en el momento del año que nos encontramos, ¿cómo ha cambiado la vendimia? MC: Yo llevo todas las vendimias pensándolo. Cómo han cambiado las cosas… Hemos pasado de hacerlo con ganados y un carro de yanta a unos macro tractores y unos remolques impresionantes. Eso ha sido un cambio brutal. Y la parte de prensado había que hacerlo en cuevas muy pequeñas. Incluso no todo el mundo tenía un trujal, una prensa. Una vez que ya se había pisado, había que pasarlo a la cueva del vecino, el que tenía trujal. Y eso había que hacerlo a las 6 de la mañana, antes de ir a vendimiar. Había que pasar el pie que se llamaba y ahí ya se terminaba de prensar la uva. A: Luego una cosa que sí se hacía era cargar por la noche y entregar al día siguiente la uva. Ahora eso no se puede hacer. Porque la uva en el remolque pierde. Ibas a la cueva a las 3 de la mañana a ver cómo iba la prensa. Luego lavar las cubas. Se ha avanzado mucho. J: En Hormilleja, un municipio todavía más pequeño… solo había un trujal. Entonces había que pedir turno. Y lo hacíamos los de casa, el núcleo familiar con los primos cuando venían los fines de semana. Y se comía y se vendimiaba en familia. MC: ¡Y lo pisábamos entre todos! Salíamos de la escuela y “venga, a pisar”.
mujeres rurales vino La Rioja Bodega San Cebrín vino
¿Y el papel de la mujer en esos momentos cuál era? MC: Mi madre era la primera que se levantaba en casa y hacía el almuerzo para todos. Íbamos juntas al campo sobre las 9 de la mañana, llevábamos el almuerzo y luego a casa a preparar la comida para todos. Y por la tarde, a vendimiar. A: Yo marchaba andando sobre las 10. Y luego me traían la comida. Y llevábamos platos para todos los vendimiadores. Yo le servía a cada uno, porque yo comía con ellos y no me apetecía comer de la misma cazuela. Aunque era lo típico, a mí no me gustaba. Por eso les servía a todos. Hemos hablado del ayer, vamos a hablar sobre el hoy. ¿Cuál es vuestro papel en la vendimia? E: Yo gestiono todo lo referente a la administración. Mi marido ejecuta la parte del campo; mientras que yo controlo la parte de los traslados de los vendimiadores, administración, burocracia, contratos… Por el momento, en vendimias no cojo el tractor; pero sí que lo hago en otras épocas del año. J: Yo también, tengo un papel similar al de Ederne. Por no hablar del tema de la manutención que también lo llevo yo. MC: Cuando llegas a una bodega en vendimia; cada vez ves a más mujeres en el campo, en el ruplo, en la báscula, en los análisis. La mujer cada vez va tomando más relevancia en todos los aspectos. Ayer, hoy y mañana. ¿Cómo os imagináis la vida de una mujer en el mundo rural en los próximos 30 años? A: Pueden ser agricultoras igualmente. Yo he ido al campo hasta que cumplí 70 años. E: Yo creo que en 30 años todavía no estará igualado 50-50 el número de mujeres y de hombres que van al campo; porque es un sector muy masculino y ese cambio puede costar. Pero esto no significa que no haya espacio para las mujeres en el campo. J: Bueno, hay labores en las que las mujeres destacan más. MC: Espergurar, por ejemplo. ¿Cómo intentaríais atraer a la gente para que en el futuro siga habiendo personas que trabajen en el campo, en el viñedo? MC: Yo creo que el tema del vino tiene mucho atractivo entre los jóvenes. No solo con el campo que han visto desde niños; también desde la enología. Cada vez hay más mujeres haciendo vinos. J: Sí, pero tienes que partir de algo. Nosotras lo hemos tenido más fácil porque el viñedo ha ido pasando de generación en generación hasta llegar a nosotras. Si tienes que partir de cero es muy difícil. Necesitas una fuerte inversión en ese caso. A: ¡Pues como en una empresa! Aunque no lo hayas vivido desde pequeña, el gusanillo te puede entrar en cualquier momento. ¿Cómo les diríais a vuestros hijos/nietos “quédate aquí”? J: Yo tengo una hija, solo una. Y le digo “esto siempre va a estar aquí”. Aunque no sea ella la que “vaya a coger el tractor”. Yo le animo. Nada tiene que ver haber estudiado para coger y llevar la tierra.
Mujeres rurales tractor Bodega San Cebrín San Asensio vino La Rioja
A: Primero tienen que estar bien preparados para el campo; deben estudiar. Hay mucho papeleo y es necesario tener estudios para poderlo hacer. E: Yo dejé mi trabajo, por mis dos hijos y por el campo. Nadie me lo había inculcado y ahora estoy aquí y me encanta. A mis dos hijos les digo “tenéis que estudiar y hacer lo que os gusta, pero aquí hay unas viñas que son nuestras; es muy importante que las sepáis valorar y trabajar. Porque este es el esfuerzo de la familia”. Y al final, le van cogiendo el gustillo. MC: Yo creo que los niños tienen mucha ilusión por el campo. ¿Cómo pensáis que toda la política económica global os afecta a vosotras como trabajadoras del mundo rural? J: Nosotras vivimos de la venta de vino. MC: Llegan nuevamente unos años malos. Si a los que están por encima de nosotras les afecta; finalmente le repercute al último, que somos nosotras. ¿Cómo veis a la bodega en 20-30 años? E: El embotellado va a triunfar por encima de otras fórmulas. MC: Con las maquinarias que tenemos, es posible que la bodega no cambie mucho. Después de todo lo que hemos hablado, esperemos que cada vez más sea más visible el papel de la mujer en el mundo rural… MC: Aquí en nuestra bodega no sé si llegaremos al 50-50, pero hay muchísima socia. J: Y cada vez más enólogas. Enólogas que además compran su viñedo y ellas gestionan todo. E: Ahora cuando vas a una bodega ya ves mujeres en la gran mayoría de los puestos de trabajo. Y entre risas, la entrevista fue concluyendo. Después, como no podía ser de otra forma, decidimos brindar por ellas con nuestro De Boca En Boca Tinto. Por todas las mujeres que están en el mundo rural y por todas las que vendrán. Y también, por esta vendimia y por el esfuerzo de todo este año. Antes de despedir el post, queremos agradecer a nuestras cuatro socias: Mª Julia Aliende, Mª Carmen Tornes, Ángeles Requeta y Ederne Alonso su tiempo y disposición para realizar esta entrevista.
mujeres rurales San Asensio Bodega San Cebrín vino La Rioja
Nuestras cuatro socias a las puertas de Bodega San Cebrín, San Asensio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *