Perseidas, viñas y un Castillo


estrellas viñedos

Este fin de semana de agosto vamos a poder disfrutar de uno de los fenómenos astronómicos más hermosos del año, un auténtico espectáculo lumínico. Llega la lluvia de estrellas más esperada, las Perseidas.

Esta lluvia de meteoros tiene su origen en los fragmentos procedentes del cometa Swift Tuttle. Este cometa tiene un diámetro de 26 kilómetros y tarda 133 años en completar su órbita alrededor del Sol. Desde mediados de julio hasta finales de agosto, la Tierra, en su movimiento anual de traslación, atraviesa esta región de partículas que deja la estela del cometa. Serán las próximas noches del 11 y 12 de agosto las de mayor intensidad.

Las Perseidas reciben su nombre de la Constelación Perseo (semidiós que decapitó a Medusa) ya que la lluvia parece venir de este punto. De hecho, según la miología griega, Perseo fue el resultado de la unión entre la ninfa Danae y el dios Zeus, quien se transformó en una lluvia de oro para poder entrar en la prisión en la que Danae estaba retenida.

 

Invitamos a Baco a ver estrellas

Estas noches mágicas, mezcla de mitología y astronomía, animan a invocar a otro hijo de Zeus: Baco, dios de la vendimia y el vino. ¿Qué mejor escenario para contemplar la lluvia aquí en La Rioja que un viñedo?

Para poder disfrutar lo mejor posible de este fenómeno, lo ideal es huir de la contaminación lumínica. Sal de la ciudad. Adéntrate en la oscuridad del campo. Déjate orientar por la tenue luz de la Luna. Solo necesitas una silla reclinable o, mejor aún, algo para echar en el suelo y tumbarte.

Nada más llegar, tus ojos necesitarán acostumbrase a la oscuridad. Veinte minutos serán suficientes. Mientras esto ocurre, descorcha una botella y, a continuación, disfruta del espectáculo visual saboreando un buen Rioja. Nuestra recomendación, crianza San Cebrín, mezcla perfecta de naturaleza y tradición.

Cerca de nuestra bodega, aquí en San Asensio, tenemos un emplazamiento perfecto para una lluvia de estrellas de una noche de verano. El Castillo de Davalillo se alza sobre un cerro rodeado de viñedos y bordeado por un meandro del río Ebro. Te invitamos a visitarlo, ya sea para contemplar estrellas, viñedos o ambas. Porque desde aquí, tenemos unas de las mejores vistas de La Rioja Alta de día. ¿Te animas?

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *