diciembre 14, 2017

Etiquetas:

, , ,

Compartir:

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La poda de la vid(a): el comienzo de una nueva cosecha


cepa sarmientos viñedo

Tras la primera gran nevada de primeros de diciembre en La Rioja, ha terminado de caer la hoja de la vid. Es el momento de comenzar con los primeros trabajos de poda en nuestros viñedos de San Asensio, Briones y Hormilleja.

diana ugarte viñedos nevados san asensio
Paisaje nevado San Asensio. Fuente: @diugarte

La cepa, desnuda ahora, nos muestra su retorcida y ruda belleza. Es la sabiduría y fortaleza del tiempo en todo su esplendor, de la que crecen los finos y alargados sarmientos. Son como garras que surgiendo de las profundidades de la tierra pretendieran alcanzar el cielo.

Todas las labores que requiere el cuidado del viñedo son importantes. Pero, quizá, la más relevante sea la poda. De este trabajo dependerá la calidad de la uva y, por lo tanto, de nuestro vino. Es un trabajo delicado, minucioso y que requiere de experiencia. La delicada mano del podador selecciona los cortes precisos. Nada queda al azar. La calidad de la próxima cosecha dependerá de estos afinados cortes.

Cortes de vida

Es importante elegir bien el momento preciso para realizar la poda. Esta suele comenzar en invierno, cuando la vid está en letargo y reposo vegetativo, antes de que nazcan los nuevo brotes. Aunque también hay que tener mucho cuidado de no podar con temperaturas demasiado bajas, ya que las heladas pueden volver la madera quebradiza y podría astillarse. Además, con temperaturas bajo cero la madera tarda más en cicatrizar y corre más riesgos de sufrir enfermedades.

Las vides son plantas trepadoras y de crecimiento indefinido. Si dejásemos la vid desarrollarse libremente, esta podría llegar a medir alrededor de 30 metros y producir numerosos racimos. Sin embargo, este elevado número de racimos sería perjudicial, ya que los granos de uva serían muy pequeños y no tendrían aireación suficiente para realizar una maduración correcta. Por eso, la poda tiene principalmente dos funciones: limitar la producción para que esta sea de mayor calidad y controlar el crecimiento de la viña para que dure más tiempo.

poda viñedo

Sin embargo, esta poda de invierno no es la única que se produce en la viña a lo largo del año.  Existen otros tipos de poda, como la de formación, la de fructificación o la poda en verde.  Pero ya os hablaremos de ellas cuando llegue el momento. Nosotros seguimos dándole a la tijera con todo el cuidado y cariño que se merece la poda: el comienzo de una nueva cosecha.

¡Salud y vino!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *